Top

12 cosas que no te gustaría vivir en un festival

Ticketea blog / Música  / Festivales  / 12 cosas que no te gustaría vivir en un festival
cosas no gustaria vivir festival

cosas no te gustaria vivir en un festival

Un festival de música suele ser una experiencia para recordar y comentar durante los siguientes días, meses y años a su celebración. En el buen sentido. Pasar dos, tres o cuatro días junto a tus amigos escuchando vuestros grupos favoritos es algo más que recomendable. El sol y los buenos momentos son la tónica general, pero un festival también provoca algunas cosas muy poco agradables.

Tras contaros las 10 cosas que sí y las 10 cosas que no debes hacer en un festival, hoy repasamos esos momentos incómodos que a nadie le gustaría vivir en un festival.

Os presentamos algunos de ellos.

Festivales de música en España


12 cosas que no te gustaría vivir en un festival


Que se te acaben los tokens y/o el saldo de la pulsera

Se acabó, ya no hay cerveza. ¿Qué vas a hacer? Ya no tienes dinero para cambiarlo por tokens y aún queda un día de festival. Solo puedes ingeniártelas para sobrevivir.

Posible solución: tirar de amigos, ligar.

Que te caiga un líquido extraño en la cabeza

Estás saltando durante un concierto o esperando a su inicio y de repente un líquido te cae en la cabeza. Está templado, pero te refresca igual y con el calor inhumano que hace lo agradeces. Lo malo es cuando te relames para quitarte algo de líquido de la cara. No sabe a agua, es diferente. Todas las alarmas saltan cuando tu cabeza comienza a pensar en el posible líquido. Seguramente una persona del público, que no podía aguantar más, haya vertido su pis en un vaso y lo haya lanzado hacia las primeras filas. Justo has tenido que ser tú el que ha recibido esa cantidad ingente de líquido.

Posible solución: ojo por ojo.

Quedarte encerrado en el baño

festival baños

Acabas de entrar en el baño portátil aguantando la respiración y sabes que en 30 segundos estarás fuera disfrutando del aire puro. Pero no. Para tu sorpresa, cuando intentas salir compruebas que la manivela o botón de apertura se ha roto. No puedes salir y te estás quedando sin aire.

Posible solución: en este momento tienes dos opciones. O empiezas a aporrear la puerta pidiendo socorro, respirando en este caso y tentando a la muerte, o abres un agujero en el techo para escapar como sea. Para esta segunda opción necesitaremos una caja de herramientas, una sierra mecánica y mucha paciencia.

Romperte la pulsera

Lo das todo en un concierto y se te rompe la pulsera en un enganchón. Necesitas otra, es tu forma de entrar al recinto.

Posible solución: Fácil. Acércate al stand de incidencias y comenta lo que te ha ocurrido. Si conservas la entrada o la tienes guardada en tu Passbook o Passwallett, será más fácil reclamarla.

Que cancele tu banda favorita una hora antes del concierto

Tú estás ahí, preparado para darlo todo, y de repente empiezan los murmullos a tu alrededor. “En Twitter dicen que van a cancelar”. Al principio no lo crees, pero solo serán necesarios unos minutos para confirmarse la noticia. En ese momento el mundo se te viene encima y la rabia te invade: quieres matar a alguien.

Posible solución: coger un vuelo, ir a casa de la banda en cuestión y obligarles a ir al festival (es posible que no puedas volver a tiempo).

Que empiece a llover

lluvia festival

Te las prometías felices, pero el tiempo no perdona, está empezando a llover. Cuando sucede esto puede ocurrir que te de un bajón y no te apetezca vivir los conciertos entre la lluvia, o ser positivo y seguir disfrutando de los directos como si hiciera un sol radiante. Esta segunda opción puede convertir la experiencia en algo épico, como cuando tocaron The Rolling Stones en Madrid en 1982 durante una intensa tormenta. Para muchos de los afortunados que estuvieron allí, el mejor concierto que han vivido jamás.

Posible solución: ve bien preparado y hazte con un chubasquero. No perder el optimismo.

Perder absolutamente todas tus posesiones

Esto es una de las cosas más frustrantes que te pueden pasar en un festival. Perder móvil, ropa, cartera, dignidad… El mundo se viene abajo y durante un par de horas maldices a todo el que te encuentras. Crees que no vas a poder disfrutar de lo que queda de festival, pero al siguiente concierto tu mente encuentra un resquicio de optimismo y se viene arriba. “Ya me lamentaré cuando llegue a casa”.

Posible solución: Guardar bien la cartera y el móvil en un bolsillo bien apretado. También puedes comprarte una riñonera o algún artilugio donde tener todas tus pertenencias perfectamente guardadas.

Encontrarte con tu ex

No es plato de buen gusto encontrarte con tu ex, por sorpresa, en un festival. Hay que estar atento, el destino es muy caprichoso.

Posible solución: camuflaje.

Quemarte hasta el extremo

quemadura festival musica

Vas a pasar muchas horas al sol, es inevitable. Si tomas el sol échate crema, si no lo haces puedes acabar como un cangrejo.

Posible solución: la crema es tu amiga.

Coger buen sitio para ver tu banda favorita significa ver antes el directo de cuatro bandas que desconoces

Para disfrutar hay que sufrir. Llevas todo el año esperando el concierto del cabeza de cartel de ese festival y quieres un sitio en las primeras filas del escenario. Depende de la importancia de la banda, pero para conseguirlo tendrás que asistir a los conciertos previos y no moverte durante un buen rato. Esto no es malo del todo, en ocasiones descubrirás bandas que acabarán convirtiéndose en tus imprescindibles.

Posible solución: escucha atentamente todos y cada uno de los conciertos previos, puedes descubrir auténticas joyas.

Olvídate de tus zapatillas, van a acabar destrozadas

¿Te acuerdas de esas zapatillas que te compraste para estrenar en el festival? Pues tras tres días saltando y pegándote caminatas interminables, esas zapatillas se evaporarán y se parecerán un 1% a su aspecto original.

Posible solución: ninguna.

Acostarte a las 8 y levantarte a las 9

cosas no vivir festival musica

Esto es una constante en los campings de la mayoría de festivales veraniegos. Te vas a dormir después de una intensa noche, no puedes más y caes rendido en la tienda de campaña al segundo. Pasados dos minutos en tu cabeza, una hora en tiempo real, te levantas sudando sin apenas poder respirar. Esto se debe al intenso sol y los 35ºC que hay fuera. No te queda otra: tienes que despertarte y abrir la tienda para dar una bocanada de aire.

Posible solución: buscar una sombra o irte a la playa a echarte una siesta infinita.

———–

El festival termina y, aquí está la magia, los momentos buenos superan a los malos. Te prometes a ti mismo que repetirás el año que viene. 100%.

Ray Vegas

Social Media & Marketing Online at ticketea.com
No odies a Kanye. Al volante de wakeandlisten.com | Social Media y MK online en @ticketea.
Odias quedarte en casa... ¡y lo sabes!
¡Recibe PLANAZOS en tu correo electrónico!

Marca que tipo de planes te gustaría recibir:*

Sin comentarios

Deja tu comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

CERRAR