Top

5 cosas que aprendimos con Dirty Dancing

Ticketea blog / Madrid: Guía de Ocio y Planes  / 5 cosas que aprendimos con Dirty Dancing
Dirty Dancing vuelo

El 21 de agosto de 2017, Dirty Dancing cumple 30 años. Sí, 30 años. Sí, sí la película los tiene, seguramente tu también los has cumplido con ella. En fin, #cosasdelavida.

La película se pone de moda de nuevo en España por un musical que aterriza este invierno en el Nuevo Teatro Alcalá, a un paso del Parque del Retiro. Y aprovechando el momento, seguro que podremos verla de nuevo en la televisión durante la Navidad, que está al caer. 

COMPRAR ENTRADAS MUSICAL DIRTY DANCING 

 

En Plantastic -el blog de ticketea- hemos decidido repensar la película para recordar…

5 cosas que aprendimos con Dirty Dancing

 

A hacer la postura del Dirty Dancing

Bailar no es fácil. O sea, hacer el brikindans en la boda de la tía del pueblo sabemos todos (TO-DOS) pero los movimientos de la película, todo el mundo ha intentado hacerlos alguna vez (TO-DOS lo hemos intentado, sed sinceros. Bueno, TO-DOS menos una que curra en marketing de ticketea, pobre. Sigue esperando a su Patrick)

Pero no, no nos ha salido. Sabemos el paso, pero somos más parecidos a Massiel de boda que a Jennifer Grey.

Dirty Dancing

Pero al menos lo hemos intentado y hemos pasado un buen rato en el agua, en la cama y en la vida tratando de elevar a nuestras parejas a dos manos mientras…

  1. Él o ella trata de estirar brazos y piernas sin matarse.
  2. Tratamos de evitar la luxación de brazo.
  3. Evitamos la cara de estreñimiento.
  4. Tu brazo falla, ella se descoyunta y cae encima de ti. Le duele el codo, a ti el pecho.
  5. Esta noche no hacemos el amor.

Dirty Dancing llena las academias de baile y urgencias a partes iguales.

.

Que nos gustaban los hombres, o al menos Patrick Swayze

Dirty Dancing

Mujeres y un puñado de hombres descubrimos en Dirty Dancing que Patrick Swayze estaba buenísimo. A ellas seguramente no les impactó pero a algunos de nosotros sí. ¿Por qué no podíamos dejar de mirar a ese cachas, de pelo borroka-rubio, con caderas desmontables, macarra de cuerpo y sensible de mente? Pues porque entendíamos, y no había otro remedio. Nos gustaba su cara de malote y buenote a la vez, y como la miraba, la cuidaba, la agarraba, tocaba, besaba… lo dejo.

Patrick Swayze casi renuncia a la película porque no quería encasillarse en películas bailongas (Val Kilmer sonó para el papel. Ufff, menos mal) y Sarah Jessica Parker casi termina siendo Baby.

.

Que una niña rica, en Hollywood, puede ser sindicalista

Dirty Dancing

Que maja la Baby. Ella, rica y mimada, idiotizada por sus padres en conceptos de clase que elimina de su mente tras conocer los pectorales ideales de Patrick Swayze.

Se enfrenta a su encorbatado padre en el Marina D’Or de la highclass neoyorkina de los años 60 y decide ser feliz abandonando sus mohines y viviendo como le da la gana. Vive sin miedo a relacionarse con los trabajadores que no son de su clase, les defiende, se enamora por la piel (y no la de la cartera) y baila como una cualquiera.

Expresiva no era, pero maja un rato. Baby, hoy en día, sería la típica señora de 50-60 años que aplaudiría a Errejon a dos manos, sorprendida de su propio rojerío.

  • ¿Y ese padre que cambia gracias a su hija podemita?
  • “Cuando me equivoco sé reconocerlo (mira a su hija) Estoy muy orgulloso de ti”

Baby, tú sí que sabes.

.

Que hace 30 años, las mujeres sexualmente libres, eran malas

Dirty Dancing - Vivian

Dirty Dancing es una película de amor, baile y… sexo. A punto estuvo de ser clasificada para mayores de 18 años pero finalmente se quedó en mayores de 13 con el recorte, incluido, de algunas escenas que hemos conocido en su edición especial en DVD.

Además de la trama sobre el aborto de la compañera de bailes del protagonista (eso te pasa por estar con un hombre que no asume sus responsabilidades. Culpa tuya Penny, que escogiste mal), entre sus personajes también está Vivian, una mujer casada de mediana edad que disfruta del sexo con los jóvenes del hotel cuando no está su marido. La película, después de enseñarnos su apetito, la condena a la hoguera transformando su personaje en la culpable del despido de Johnny (Patrick Swayze)

¿Libre en la cama? Mala en la vida. ¡Habrase visto!

.

Que una buena banda sonora tapa defectos

Be my baby (The Ronnetes), Do you love me, Will You Still Love Me Tomorrow, She’s Like the Wind o The Time of My Life… vendieron 32 millones de discos por entonces (hablamos de finales de los 80) y se llevaron el Grammy, Óscar y el Globo de Oro.

Cualquier defecto de la película seguramente nos lo perdimos…

  1. Bailando
  2. Cantando
  3. Mirando los pectorales de Swayze

¡Viva Dirty Dancing! ¿Te vienes a ver el musical?

COMPRAR ENTRADAS MUSICAL DIRTY DANCING 

.

Aitor Moriyón

Comunicación at ticketea
Periodista que habla con periodistas desde @ticketea. Teatrero en funciones. La impro me va, me va, me va, me va, meeeee va...
Odias quedarte en casa... ¡y lo sabes!
¡Recibe PLANAZOS en tu correo electrónico!

Marca que tipo de planes te gustaría recibir:*

Sin comentarios

Deja tu comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

CERRAR