Top

¿Por qué los habitantes de Madrid y Barcelona odiamos Airbnb?

Ticketea blog / Tendencias  / ¿Por qué los habitantes de Madrid y Barcelona odiamos Airbnb?
protesta en Barcelona por los pisos turísticos

El Airbnb se ha convertido en el nuevo ‘hombre del saco’ de la población española, sobre todo en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Y es que, como dirían Epi y Blas, “ahora estás dentro y ahora estás fuera”. Si eres un jovenzuelo, sin casa propia, ya le puedes poner velas a la virgen del amparo porque cuando tu casera se ponga al día con el negocio del Airbnb te va a invitar a salir de tu preciado piso de alquiler, para hacer de él un suculento piso vacacional.

 

Si te paras a echar número, el tema está clara. Por un piso de 40 metros cuadrados, en el centro de Madrid o Barcelona, la cosa está en torno a los 900 euros al mes. Pero, ¡ay amigo! las cifras aumentan, y mucho, cuando la palabra ‘vacaciones’ entra a formar parte de la ecuación y los 900 euros al mes pasan a ser 900 euros el fin de semana.

 

Del año pasado a este, el número de piso vacacionales ha aumentado considerablemente, trayendo consigo algunos problemas como el de los alquileres prohibitivos en Madrid y Barcelona o las quejas vecinales. Lo que empezó siendo un plan B para viajeros con pocos recursos se ha terminado convirtiendo en el negocio del siglo en Madrid y Barcelona, aunque ya amenaza con extenderse por otras ciudades, Valencia o Palma entre ellas.

Airbnb, ¿de la risa al llanto? Ahora veremos…

 

Soy usuaria de Airbnb

Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra… Yo también soy usuaria de Airbnb. Desde hace 3 años, el 80% de los alojamientos que alquilo en vacaciones, los reservo a través de esta plataforma, mientras que solo el 20% restante lo cojo a través de cualquier otra red de hoteles. Así es la vida, y así cambian los tiempos. Sin embargo, soy la primera en confirmar que todo este tema se nos (les) está yendo de las manos.

 

búsqueda Airbnb Madrid

 

Cuando se da cancha libre a una acción pueden ocurrir 2 cosas:

  1. Que se le ponga cabeza al tema y uno mismo sepa poner límites
  2. Que esto sea la juerga padre y si tú lo haces, yo lo hago el doble

Por desgracia, casi siempre ocurre lo segundo y aquí es donde estamos ahora. Airbnb es una plataforma bien pensada que abre una nueva puerta a quienes están dispuestos a compartir vida unos días, aunque no se sepan ni los nombres, o a quienes tienen casas a las que no les dan salida por otros medios. Sin embargo, debería de cumplir unas normas mínimas, aunque esto rompa, en cierto modo, la magia y la naturaleza libre de Airbnb. Y es que, aunque no te lo creas, no siempre la normativa genera el caos.

 

Alquileres por las nubes

Soy ya varios conocidos, en lo que va de año, que han tenido que hacer sus maletas y dejar, casi de un día para otro, su piso de alquiler. No por impago o por mala conducta, simplemente porque el propietario ha sido tocado por la barita mágica de la especulación del alquiler vacacional.

 

Por otro lado, tenemos el caso contrario… el de aquellos que buscan desesperadamente un piso y no encuentran nada, sin tener que donar previamente un riñón. Los propietarios lo han visto claro y han actuado en consecuencia. Ya no todos prefieren la tranquilidad de tener un inquilino conocido por un tiempo ilimitado en casa y a un precio, más o menos, lógico. Ahora contratan, en la mayoría de los casos, a alguien que les mantenga el piso ocupado como si de una cama caliente se tratase y por una buena cantidad económica.

 

Las cifras hablan

A principios de año Barcelona se colocaba a la cabeza en el asunto del aumento de los precios de la vivienda, con la mayor subida registrada en toda España. Los medios de comunicación se hacían eco de la problemática de los habitantes de La Condal para encontrar una vivienda normalita a un precio lógico. Sin embargo, con la llegada de la época estival, este búmeran – sin retorno – ha llegado hasta Madrid.

 

turistas en Madrid

 

Según un estudio reciente del Ayuntamiento de Madrid las viviendas turísticas han aumentado en el centro un 42% respecto a los datos recogidos a comienzo de 2017. Entre los barrios más afectados se encuentran Malasaña, La Latina, Chueca y Lavapiés, siendo este último – algo que me ha resultado bastante llamativo – el que más pisos turísticos oferta, con una subida de casi 700 viviendas más que a principios de año.

 

¿Qué hacemos con los vecinos?

Como la libertad de uno termina cuando empieza la del vecino, y nunca mejor dicho, las comunidades de vecinos están que trinan con esta oleada de pisos de alquiler vacacional. El problema es que prohibir a quién alquila cada uno su casa no es tan sencillo.

 

La cuestión está así: los vecinos pueden aprobar por unanimidad – ya empieza la cosa peliaguda – la prohibición de este tipo de alquileres en su comunidad, siempre y cuando esté recogido en los estatutos. Para ello, se celebra una votación previa, posteriormente todos los vecinos, asistieran a la reunión o no, tienen que ser informados a través de una carta, lo que les otorga el derecho de oponerse en el plazo máximo de 30 días.

Pasado el plazo, si no hay ningún vecino en contra de la prohibición de viviendas turísticas, podrán actualizar los estatutos en el Registro de la Propiedad añadiendo la nueva cláusula.

 

protestas pisos turísticos en Barcelona

 

Si ya de por sí el proceso es arduo, como haya un solo vecino con ganas de jugar a los hostales, la hemos liado porque la solución factible es:

  1. Arreglar el tema desde el diálogo (muy a lo Juan Cuesta en Aquí no hay quien viva)
  2. Pasar a denunciar por la vía judicial. ¡Suerte en la vida!

 

Españoles, Hacienda ha hablado

¡Hasta aquí hemos llegado! Hacienda somos todos y, por eso, todos vamos a estar fichados de ahora en adelante. Bueno… todos no, solo si eres usuario de plataformas de alquiler de alojamiento vacacional.

 

El Ministerio de Hacienda pretende llevar un control del propietario de cada vivienda de alquiler vacacional, del gestor del alquiler, la referencia catastral del inmueble – algo obligatorio desde hace ya unos años – y los datos relativos al alquiler: usuarios, días alquilados y precio. ¿Cumplirán estas premisas? No lo tengo tan claro. Es más, ¿has notado alguna diferencia en tus últimas reservas en Airbnb? Yo tampoco.

 

Quizá ahora sea más fácil entender ¿por qué los habitantes de Madrid y Barcelona odiamos Airbnb? Y tú, ¿cuál crees que es la mejor solución?

 

Foto: El Confidencial / El País

Odias quedarte en casa... ¡y lo sabes!
¡Recibe PLANAZOS en tu correo electrónico!

Marca que tipo de planes te gustaría recibir:*

Patricia Galán

Marketing Online at ticketea.com
Periodista de Madrid, ecléctica e intuitiva. Seguidora de la Cultura y amante de las personas.

Latest posts by Patricia Galán (see all)

Sin comentarios

Deja tu comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies