Top

Qué ver en Lisboa en 3 días (Guía de fin de semana)

Ticketea blog / Turismo por Europa  / Qué ver en Lisboa en 3 días (Guía de fin de semana)
Lisboa - mirador

 

Lisboa, capital de Portugal y ciudad que enamora. Si nunca has viajado a Lisboa, prepárate para sentir un flechazo. Una ciudad bañada por el Río Tajo, con un sinfín de rincones que se debaten entre lo romántico y lo antiguo. Sus cuestas, los azulejos, el bacalao, el buen vino, el Fado y los tejados cobrizos forman parte de su larga lista de encantos.

Formatea la tarjeta de tu cámara digital y prepárate para visitar una de las ciudades más fotografiables de Europa.

 

Más planes en Lisboa

 

Algunas recomendaciones generales…

  • No te asustes de los muchos vendedores que aparecen, incluso a la luz del sol, a ofrecerte droga en la calle principal. Si no vives esto, no has estado en Lisboa.
  • Cómprate algo hecho con corcho, un bolso, un cinturón, un paraguas… todo vale. Además de bonitos, estos objetos son muy resistentes.
  • Si te gustan las tiendas pequeñas y con muchos años a sus espaldas, pásate por la clásica tienda de conservas Conserveira de Lisboa en Rua dos Bacalhoeiros, 34.
  • Deja los tacones en casa. La ciudad de Lisboa es para perderte durante horas caminando. Además, su suelo no es excesivamente cómodo para quienes son amantes del tacón de aguja.
  • No te preocupes si, pasados los 3 días, los llamativos y antiguos tranvías amarillos te siguen cautivando y llamando la atención.

 

Qué ver en Lisboa en 3 días (Guía de fin de semana)

 

DÍA 1

Bienvenido a esta ciudad llena de luz y encanto. Aprovecha este primer día para situarte en la ciudad. Si te ha pillado el toro y no has tenido tiempo de apuntar todos los monumentos y cosas que ver en Lisboa, tu aliado es el Tranvía 28 que recorre una buena parte de la ciudad y te ayudará a ver, desde a bordo, qué lugares requieren tu atención más adelante. Este tranvía es tan mítico que hasta hay una cafetería en su honor, el 28 Café, cerca del Castelo de São Jorge, del que hablaremos más abajo.

 

Te llevamos a comer a un sitio fascinante, el Museo de la Farmacia. Sí, no me pongas esa cara de extrañeza y hazme un poco de caso. En él se encuentra Pharmacia, un restaurante increíble con una decoración muy curiosa, sobre todo su interior. El exterior es una bonita terraza, donde te recomiendo comer, si el tiempo acompaña. Si consigues sitio en la terraza, te recomiendo que te asomes al comedor interior, merece la pena. La comida no es muy barata, pero está increíblemente buena. En frente de Pharmacia está el Miradouro (Mirador) de Santa Catarina, uno de los muchos y recomendables que encontrarás en Lisboa.

Pharmacia Lisboa

 

Termina la jornada paseando por el Barrio Alto, que es el barrio en el que ya estás. Piérdete por las calles llenas de bares y terrazas, con calles estrechas, hasta que llegues a Rua Diário do Noticias, 39. Allí se encuentra el local más auténtico del planeta, A Tasca do Chico, donde portugueses y turistas se reúnen en torno a mesas de madera a escuchar a espontáneas voces que te enamorarán a golpe de Fado. ¡Aviso a navegantes! Siempre está llenísimo, te recomiendo ir antes de la hora punta de las cenas. Una vez que consigas una mesa, serás el rey.

 

Nota para turistas: en tu paseo por el Barrio Alto muchos serán los relaciones que se acerquen a ti prometiendo cena y auténtico Fado ¡no hagas caso! Dirígete con paso seguro a nuestra recomendación.

A Tasca do Chico en Lisboa

 

No abandones este barrio sin asomarte al Miradouro de São Pedro de Alcântara, otro de los imprescindibles.

 

DÍA 2

Coge fuerzas porque la mañana se presenta intensa, nos vamos de paseo. Si te ves capacitado para ello, puedes ir a la Plaza del Comercio, preciosa por cierto y centro neurálgico de muchos de tus paseos por Lisboa, y emprender una marcha, siguiendo el curso del Tajo, hasta Aos Combatentes do Ultramar – 1 hora y 30 minutos andando, ¡ánimo valiente! Si como yo, prefieres la parte cómoda, puedes coger un tranvía o un taxi y llegar directamente hacia este punto.

 

Una vez allí, ahora sí, toca caminar. Paseo, sin prisa y con mucha calma, desde Aos Combatentes do Ultramar hasta Pedrão dos Descobrimentos, pasando por la famosa Torre de Belém y cruzando hasta el complejo del Monasterio de los Jerónimos, el Planetario y el Museu de Marinha. Es posible que te entretengas por el camino con algún puesto de bebida, como un rico granizado de limón, o algún músico a los pies del monumento a los descubridores. Es un paseo que merece mucho la pena.

Lisboa

 

Cuando hayas cogido fuerza, dirígete hacia tu siguiente destino, el maravilloso Barrio de Alfama. No tengas miedo de perderte y deambular sin rumbo, este barrio lo merece y son muchos los alicientes que encontrarás por el camino. Entre ellos: los miradores de Santa Luzia y de las Portas so Sol, la Iglesia de Santa Luzia y, por supuesto, el Castelo de São Jorge, también con su mirador. La entrada a este recinto no es gratuita. También te entretendrás con los pintores y músicos que verás por el camino.

Mirador de Santa Luzia Lisboa

 

Te has merecido una gran cena, y será en Casa do Alentejo en Rua das Portas de Santo Antão, 58. Por su puerta pensarás que te has equivocado de sitio, pero no tengas miedo de entrar y alucinar con lo que oculta su interior. No vayas muy tarde, es preferible que ese día cenes un poquito antes, si es que quieres cenar… No te quiero desvelar su interior, pero merece la pena la visita.

 

Nota: si ves que esté día es demasiado intenso para llegar a todo, deja el Barrio de Alfama para el último día y aprovecha la tarde para ver algunas de las cosas sueltas que te proponemos hacer el día 3, sobre todo para poder llegar pronto a la cena en Casa do Alentejo.

DÍA 3

Es posible que el día anterior hayas acabado agotado, por eso hemos reservado para este último día algunos planes sueltos.

 

Si algo verás en las fachadas de los edificios de Lisboa son azulejos. Si tú también eres fanático de esta decoración, te recomiendo que pidas permiso para visitar el patio del colegio Manuel Bernades (entre diario), para conocer la Quinta dos azulejos.

azulejos Lisboa

 

Otra cosa muy típica de Lisboa son sus alturas. Igual que con el Elevador de Santa Justa puedes cambiar de una zona a otra, con la Calçada do Duque también podrás hacer lo mismo, pero a pie. Baja por sus muchas escaleras llenas del ambiente de sus terrazas, para desembocar en otro punto de la ciudad.

 

Si has ido en coche a Lisboa, y sientes una curiosidad irrefrenable por el gran Puente 25 de Abril, crúzalo en coche antes de volver a casa. Tendrás que dar algo de vuelta, pero es curiosa la sensación de estar sobre el aire.

 

Bonus Track

¿Te ha sobrado tiempo? Has sido más rápido que el rayo visitando todas nuestras recomendaciones y eso tiene premio. Todavía puedes apurar tu fin de semana en Lisboa y escaparte a visitar el Cabo da Roca o la bella Sintra.

Palacio de Sintra

 

Foto: runningwhitehorses.blogspot.com (principal)

Odias quedarte en casa... ¡y lo sabes!
¡Recibe PLANAZOS en tu correo electrónico!

Marca que tipo de planes te gustaría recibir:*

Patricia Galán

Marketing Online at ticketea.com
Periodista de Madrid, ecléctica e intuitiva. Seguidora de la Cultura y amante de las personas.

Latest posts by Patricia Galán (see all)

Sin comentarios

Deja tu comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies